¡Tu caballo está a salvo!

m

¿Cómo evitar la cojera de mi caballo?

 

Esta vez queremos enseñarte cómo prevenir la cojera, una de las principales causas -junto a los cólicos- de la falta de sueño para los criadores de equinos.

Como es de esperar, un problema en las patas de nuestro caballo es motivo de gran preocupación. Si criamos animales de trabajo, debemos considerarlos como empleados. Así mismo, si criamos caballos para competir, debemos considerarlos atletas. ¿Has leído alguna vez sobre los cuidados personales y rutinas de un/a deportista? Sus cuidados son intensivos, ya que ellos conocen bien el valor de su bienestar. De la misma manera, un caballo con buena salud podrá mantener un rendimiento óptimo. Además, es importante comprender que más allá de su genética, nuestro animal no va a destacarse si su manejo (alimentación, sanidad, entrenamiento, higiene, etc) no es el adecuado.

¿Qué es la cojera?

La cojera es una anomalía del movimiento que ocurre en el andar del caballo o en su postura. Es provocada por la existencia de dolor en alguna de sus extremidades, que puede ser causado por trastornos fisiológicos, mecánicos o neurológicos. Ante la presencia de dolor el caballo naturalmente va a intentar evitarlo. Esto quiere decir que el animal va a evitar apoyar su peso sobre la pata que le duele.

La intensidad del dolor puede variar, y con él el grado de cojera que demuestra el caballo. En algunos casos será casi imperceptible, o se mostrará solamente en ciertos movimientos; pero en circunstancias extremas el animal optará por permanecer con la extremidad levantada, sin apoyarla en absoluto.

Causas y diagnóstico de la cojera

Para poder justificar nuestras recomendaciones de prevención, es importante que primero conozcas las posibles causas de la cojera. Sólo así podrás reconocer los peligros en el entorno y en el manejo de tus caballos.

Para empezar, el dolor que provoca la cojera puede estar localizado en diferentes órganos y regiones: Huesos, músculos, articulaciones, ligamentos, etc. Su origen también puede venir desde diversas causas, que veremos a continuación:

  • Herraje mal realizado
  • Corte de cascos poco frecuente o mal realizado
  • Falta de higiene
  • Tránsito frecuente por superficies duras o por terreno difícil
  • Trabajo constante con carga
  • Malas prácticas durante el entrenamiento
  • Desbalances nutricionales (en especial excesos en carbohidratos y azúcares)
  • Humedad en pesebreras
  • Heridas o golpes propios de la locomoción
  • Desgaste y envejecimiento
  • Doma y monta de potros muy jóvenes
  • Malos aplomos y falta de corrección de postura
  • Salidas incorrectas del establo (apresurado o desesperado por salir al exterior)

Al notar que tu caballo cojea deberías comunicarte de inmediato con un veterinario y esperar por su asistencia profesional. La cojera es síntoma de una dolencia que debe ser diagnosticada, y un diagnóstico temprano aumenta siempre las chances de recuperación y reduce los costos del tratamiento.

Como parte del diagnóstico el veterinario va a revisar el entorno del animal y luego realizará un exámen físico, palpando al animal y buscando zonas de hinchazón y reacción al dolor. A continuación para observar la postura y la marcha se hace que el caballo camine en línea recta, en círculos, que trote, etc. También pueden hacerse pruebas como flexionamiento de las extremidades y hasta radiografías.

Prevención y Buenas Prácticas

Como hemos visto, las posibles causas de la cojera en equinos son múltiples. De la misma manera, las tareas que podemos realizar para evitar este problema son variadas. Vamos a dividir estas tareas en dos categorías: Las que son referidas al animal y a su manejo, y aquellas relacionadas con su entorno.

Para empezar, veamos cuáles son las tareas específicas del manejo de los caballos:

  • Calentamientos previos al ejercicio y estiramientos luego del mismo
  • Chequeos médicos regulares
  • Preparación de una dieta balanceada
  • Creación de rutinas de entrenamiento adecuadas para cada animal
  • Suministro adecuado de alimentos
  • Herraje correcto y revisión frecuente de herraduras y cascos
  • Corrección de aplomos mediante herraje ortopédico
  • Uso de vendajes
  • Recorte de cascos periódico
  • Revisión y limpieza frecuente de cascos
  • Aplicación de frío luego de un golpe o actividad intensa

Algunas de las tareas correspondientes a la optimización del ambiente para los animales son:

  • Acondicionamiento y mantenimiento de pistas
  • Higienización de instalaciones
  • Drenaje de terrenos
  • Administración de suplementos nutricionales ricos en minerales
  • Instalación de pediluvios en los ingresos a pesebreras

 

Nutrición

Claramente para nosotros la alimentación es uno de los pilares fundamentales de la crianza, y creemos que una buena nutrición puede hacer la diferencia entre un animal excelente y uno ordinario. Una de las cualidades de un caballo excelente es un estado de salud óptimo, en especial si hablamos de un atleta.

Un manejo correcto de la alimentación es uno de los mejores métodos para prevenir problemas de salud. Si además consideramos los costos de un buen manejo dietario en contraste con los de un tratamiento de sanación, notaremos que también es una buena inversión. Es recomendado que los animales de cada categoría tengan su propia ración, ya que en base a sus requerimientos energéticos tendrán diferentes necesidades nutricionales.

En lo que se refiere a la prevención de cojeras, lo más importante es que nuestros animales reciban un alimento rico en minerales que sirva para reforzar las articulaciones y favorecer la actividad metabólica.

Si necesitas ayuda para identificar el orígen de la cojera de tu caballo o quieres recibir más información sobre cómo prevenirla no dudes en contactarnos. Te ofrecemos asesoría gratuita y personalizada en cualquier momento y desde cualquier lugar.

 

× ¿Te podemos asesorar?