¡Tu caballo está a salvo!

m

¿Le pasa esto a tu caballo? Puede ser falta de calcio

En nuestra entrada anterior explicamos que el hiperparatiroidismo nutricional secundario puede darse en caballos cuya dieta no incluye la totalidad del calcio que requieren para desempeñarse a diario, por lo tanto el organismo del animal extrae calcio de los huesos para depositarlo en la sangre y desde allí poder proveer del mineral a los órganos que lo necesitan para desarrollar funciones vitales. Esto lo que ocasiona es que genere algo similar a la osteoporosis, pero con condiciones catastróficas como lo son el encarrillamiento, las cojeras, fracturas e incluso la muerte de nuestros caballos. Estas consecuencias pueden evidenciarse a través de estudios clínicos y, en estados avanzados, nuestros caballos pueden presentar los siguientes síntomas. Conocerlos será de gran ayuda para que, junto con tu médico veterinario, puedan darle atención oportuna a ellos, tus caballos, los que más amas.

Un vicio de pesebrera como es conocido comúnmente, puede ser una manifestación temprana de la deficiencia mineral, el organismo empieza a buscar fuentes de minerales que no son suplidos en la dieta.

Comúnmente conocido como pica o caballo picudo. Trae consigo problemas masticatorios que pueden empezar a generar pérdida de peso en el equino por dolor o dificultad al masticar los alimentos.


conocido comúnmente como encarrillamiento, coquera o tabaco y en otras partes del mundo como Big Head. Este es uno de los síntoma que demuestra un avance considerable en el desgaste óseo por causa del del HNS. Se presenta el tejido fibroso en los huesos planos de la cara y por lo general la afectación de las vías respiratorias del caballo.

 

Se pueden presentar fracturas sin que el caballo haya sufrido un golpe fuerte o accidente que lo pueda originar.

Los estados avanzados de esta enfermedad tienen por lo general finales muy tristes para los caballos, no en todos los casos se presentan signos clínicos hasta que se presenta una fractura, por tal motivo lo mejor es prevenir la enfermedad, dando dietas a los caballos que garanticen una adecuada absorción del calcio y una relación adecuada Calcio-Fósforo.

Se debe tener en cuenta que esta enfermedad no distingue entre raza o sexo del caballo, pueden ser más propensos los caballos jóvenes, las yeguas gestantes o lactantes y los que están siendo entrenados o están en proceso de arrendamiento  debido a los altos requerimientos de calcio durante estas etapas. En caso de que sus equinos presenten algunos de estos síntomas consulte a su médico veterinario.

¡Aprende más con nosotros!

[aprende_mas]
× ¿Te podemos asesorar?