¡Tu caballo está a salvo!

m
s

Forticaps

  /  aprende   /  Las 5 mejores razas de caballos de salto y cómo cuidarlas

El salto ecuestre es actualmente una de las disciplinas más populares en el mundo de la equitación. Este deporte se desarrolló mucho después de las carreras de caballos y es probable que haya surgido en Irlanda a mediados del siglo XVIII. Aparentemente esta modalidad deportiva evolucionó junto con la caza, en la que muchas veces los jinetes y caballos debían atravesar territorios poco favorables a grandes velocidades.

                En los certámenes actuales se juzga la capacidad del caballo y del jinete o amazona (conjunto conocido como “binomio”) de saltar sobre una serie de obstáculos de manera sincronizada. El ganador será aquel binomio que complete el recorrido en el menor tiempo posible y con la menor cantidad de penalizaciones.

                Para las competencias de salto se han desarrollado razas de caballos específicas. Generalmente son conocidas como razas de sangre templada (o “warmblood”), por combinar la velocidad de las razas de sangre caliente con el temperamento de las de sangre fría. En este artículo conoceremos a las 5 mejores razas de caballos de salto, sus características y los cuidados que necesitan.

Hannoveriano

                Es considerada por la World Breed Federation for Sport Horses como la mejor raza de caballos de salto. Es originaria de Hannover, Alemania, y es educada de forma exigente y disciplinada para lograr un temperamento dócil y equilibrado.

                El Hannoveriano es un animal agradable y atlético. Tiene una cabeza ligera y elegante. Su cuello y dorso son alargados, acabando en una grupa muy fuerte y desarrollada.

Holsteiner

                Esta raza también es proveniente de Alemania, más precisamente de Schleswig-Holstein. Es una de las razas europeas más antiguas, habiéndose originado en el siglo XIII. En un principio eran utilizados como animal de trabajo, pero al surgir las competencias de destreza estos ejemplares lograron distinguirse.

                Del Holsteiner se destaca su estructura muy desarrollada y fuerte, siendo incluso un poco más pesado que otras razas warmblood. A pesar de esto son caballos atléticos y muy activos. En cuanto a su carácter, suelen ser obedientes y apacibles. Otra característica muy deseada de la raza es su gran expresividad y disposición positiva hacia el trabajo.

Silla Francés

                Los Silla Francés poseen un temperamento un tanto más caliente que los demás warmblood debido a la influencia genética del Purasangre Inglés. Sin embargo, son fáciles de entrenar a causa de su gran inteligencia y capacidad.

Son animales robustos, con una estructura ósea excelente y buena altura, midiendo unos 170 cms. Tienen la espalda ligeramente inclinada y su cabeza es muy móvil. Son extremadamente ágiles y presentan una flexibilidad que no es típicamente observada en otras razas. Gracias a estas últimas características pueden desplegar movimientos elegantes y espectaculares de ver.

Westfaliano

            El Westfaliano llega para respaldar a todos aquellos que afirman que los caballos de salto alemanes son los mejores. Proviene de la región de Nordrehein-Westfalen y es mantenido en muy alta estima por los conocedores del espectáculo ecuestre. No es de extrañar, ya que son animales de gran belleza y habilidad competitiva. Con sus casi 1.8 metros de altura, son imponentes y poderosos caballos. Su cuerpo es armonioso y bien dispuesto, con una presencia que no pasa desapercibida.

                A sus características físicas se agrega un temperamento muy balanceado. Su carácter suele ser dócil, lo que los convierte en equinos de fácil entrenamiento, y a los que es conveniente emparejar con jinetes disciplinados y exigentes.

Lusitano

                Esta raza es originaria de la Península Ibérica y debe su nombre a la región romana de Lusitania. Es considerada una de las razas de caballos más antiguas de Europa (y justamente por eso se vincula con el Imperio Romano). En la antigüedad eran utilizados como animales de trabajo agrícola y ganadero, pero también para la guerra.

                Los caballos lusitanos son caracterizados por su extraordinario comportamiento. El temperamento que los volvió tan útiles en la guerra es el mismo que los vuelve soberbios competidores en certámenes de salto: Son animales valientes, que se mantienen tranquilos en cualquier situación y tienen una habilidad natural para esquivar obstáculos.

                Físicamente son compactos y macizos pero con extremidades largas y fuertes. Son caballos ágiles y veloces, de gran potencial atlético.

Cuidados de los caballos de salto

                Como es de imaginarse, un caballo de salto requiere de cuidados especiales. Particularmente durante su entrenamiento y participación en un certamen, estos animales deben ser protegidos de lesiones y heridas. Obviamente también hace falta darle atención extra a los cuidados fundamentales: Alimentación, hidratación, rutinas de descanso, controles médicos, ejercitación, etc.

                En el momento de la competencia es recomendable que los animales realicen un calentamiento previo durante media hora antes del espectáculo. También es importante hacer una breve caminata de estiramiento luego de la participación.

                En cuanto a la alimentación, los caballos deben encontrarse en un estado óptimo y recibir todos los nutrientes necesarios en proporciones adecuadas. La exigencia física de las competencias obliga a reforzar cualquier dieta para prevenir desbalances nutricionales. A esto se suma el estrés producido por el constante traslado, entorno ruidoso e interacción con desconocidos. Utilizar un suplemento como Forticaps Total podría hacer la diferencia en el rendimiento de tu caballo ya que  sería el complemento mineral ideal para prevenir lesiones y detrimentos físicos (microfracturas y deterioro de ligamentos) causados por los cambios de velocidad o el frenado repentino al saltar. Además, gracias al magnesio presente en su composición sería perfecto para combatir el estrés, ayudando a que el caballo se relaje y se recupere después del ejercicio.

× ¿Te podemos asesorar?