¡Tu caballo está a salvo!

m
s

Forticaps

  /  aprende   /  ¿Por qué debo mantener la suplementación de mi caballo?

¿Por qué debo mantener la suplementación de mi caballo?

Por: Natalia Abaunza Garcia

Los minerales son sustancias inorgánicas que juegan un papel importante en el equilibrio ácido-base, la formación de huesos, dientes y otros componentes estructurales; son cofactores para ayudar en la función enzimática y para la actividad metabólica y biológica normal. A diferencia de las vitaminas, el caballo no puede crear minerales, por lo tanto, deben ser suministrados en la dieta.

Sabemos que el nivel de macrominerales es de gran importancia ya que de ellos depende la correcta salud de nuestros equinos, sin dejar a un lado el grupo de vitaminas y demás minerales que mantendrán el correcto funcionamiento de todos los sistemas involucrados en la salud animal. Hablando del Calcio, reconocemos su papel en un sin número de actividades fisiológicas como la integridad estructural del esqueleto, contracción muscular, la coagulación sanguínea y la regulación enzimática. Como el calcio está involucrado en tantas funciones corporales, el nivel de calcio en la sangre está estrictamente regulado.

Durante los periodos de entrenamiento existen modificaciones fisiológicas en el organismo de los equinos para poder suplir los requerimientos básicos y además poder sobrellevar las jornadas de trabajo y entrenamiento a las cuales son sometidos. En sus etapas tempranas ocurre una adaptación fisiológica al ejercicio, la cual permite al organismo movilizar minerales principalmente para cubrir las necesidades extra durante este periodo.

El aumento de las cantidades de fósforo total en la dieta en comparación con el calcio interfiere con la absorción de calcio y provoca problemas óseos graves, como el hiperparatiroidismo secundario nutricional (NSH). Nuestro sistema de dietas, actualmente y en nuestra cultura, son ricas en fósforo. Por esta razón es muy importante mantener un nivel adecuado de Calcio, y no suspender la suplementación, de ser así, el organismo deberá empezar a movilizar el calcio que no encuentra en la dieta, desde sus huesos, desencadenando este desequilibro. Esta enfermedad se caracteriza por cojeras y agrandamiento de la mandíbula superior e inferior a medida que el calcio en la mandíbula se reemplaza por tejido conectivo fibroso. 

Al haber calcio presente en la dieta, y suspenderlo de manera inmediata, el cuerpo del caballo iniciara el proceso de movilización de minerales desde el sistema óseo, ya que sus funciones vitales deben continuar. Su organismo debe mantener cubiertas sus necesidades para poder funcionar adecuadamente y de alguna manera u otra adquirir los niveles de minerales para mantenerse regulado, pero desde sus reservas corporales. Por esto recomendamos mantener un suministro constante de minerales de alta calidad y excelente absorción. Para el correcto funcionamiento del organismo equino, debemos garantizar una adecuada ración de minerales en la dieta para evitar enfermedades que luego podrán llevarnos a altas pérdidas económicas y lo más importante, poner en riesgo la vida de nuestros ejemplares.

× ¿Te podemos asesorar?